los Ovnis existen
y son extraterrestres.

Dr. Joseph Allen Hynek
Astrónomo norteamericano, el “padre” de la ufología.
ARTICULOS
Fenómeno Ovni / Noviembre 2012
Reflexiones sobre el contacto extraterrestre


En mis constantes viajes de difusión tengo la oportunidad de reunirme con los distintos grupos de contacto que están trabajando. Ello me permite dialogar y compartir diferentes puntos de vista sobre el proceso de intercambio con civilizaciones extraterrestres que estamos viviendo. A continuación, les alcanzo mis reflexiones sobre diferentes temas que se me han consultado.

 

Los Sunkies. Los Guías extraterrestres y las salidas de contacto. Origen de los Discos Solares.

 

1. ¿Cómo se comunican los sunkies? ¿Sólo se les puede hallar en el Ecuador? ¿Qué papel cumplieron con el hombre de Lemuria?


Los sunkies son una especie de criaturas intraterrenas que se remonta a los primeros tiempos de Lemuria. En aquella época tuvieron una relación más cercana con el hombre, proveyéndole de una variedad de minerales y elementos del mundo subterráneo para diversos fines. Debo decir que los sunkies siempre fueron seres bondadosos y pacíficos. Cuando el hombre se volvió violento e inestable en la superficie, esos pequeños seres decidieron alejarse. Actualmente, como sabemos, se encuentran conviviendo en silencio con nosotros bajo el amparo de sus galerías subterráneas. Ellos cavaron y acondicionaron muchos de los laberintos de la corteza terrestre, los mismos que más tarde serían empleados por la Hermandad Blanca. No todos los túneles tienen origen extraterrestre.

Desde luego que pueden comunicarse con nosotros, pero bajo ciertas condiciones. Por ejemplo, la interacción con ellos funciona mejor cuando nos hallamos próximos a una de sus moradas subterráneas. Emplean habitualmente el mundo de los sueños para hacernos llegar sus mensajes, muchas veces codificados por nuestra mente como una “sucesión de imágenes y sensaciones”. En el caso de un contacto físico, si entran en confianza, se podrían animar a acercarse, pues son muy tímidos. Tocando a una persona pueden transmitirle información. El detalle es que al no poseer párpados se encuentran muy expuestos a la luz del Sol; por esta razón es difícil que salgan de sus cavernas durante el día. Salvo raras excepciones, se les puede ver de noche. Si esto ocurre es un gran indicio de la armonía que alcanzó el grupo.

Ellos tienen interés de volver a relacionarse con el hombre. Nos quieren hacer ver el daño que le estamos ocasionando al planeta ecológicamente y energéticamente, una situación que a puesto al borde de la extinción a su especie.

En diversas ocasiones hemos tenido la oportunidad de verles además de la experiencia en la Cueva de los Tayos, como por ejemplo, en el encuentro internacional de Ecuador (junio de 2004); allí varios de nosotros pudimos observarles caminar ágilmente alrededor del campamento. Por su comportamiento, parecen niños juguetones. Transmiten una paz impresionante.

 

Arriba: Ricardo González al interior de la Cueva de los Tayos. Se puede apreciar una posible entrada "artificial", hoy en ruinas.

 

No sólo se encuentran en Ecuador. Hemos constatado colonias de ellos en lugares como Monte Shasta, Cusco, Talampaya, Roraima, entre otros puntos de poder.

El contacto con ellos es sumamente importante, pues son los “Guardianes del Laberinto”, como les llamaba Moricz, el descubridor de la Cueva de los Tayos. No hay que olvidar que están relacionados directamente con las actividades de la Hermandad Blanca.


2. ¿Cómo corroborar que estamos siendo apoyados por los Guías extraterrestres en un viaje o salida? ¿Cuál debe ser nuestra actitud frente a semejantes tareas?

El apoyo de los Guías extraterrestres se puede verificar de muchas formas. Desde las condiciones óptimas del viaje que fueron previstas por ellos con precisión (en donde se nos “abren las puertas”), a la propia presencia de sus naves durante el periplo.

En el primer caso el peregrino tiene que discernir muy bien cuándo se abren las puertas por una ayuda “externa”, “mágica”, o debido a que el propio grupo generó esa situación gracias a su optimismo y trabajo por seguir adelante. Todos estos detalles muchas veces se entremezclan y son difíciles de comprender y observar. No siempre son los extraterrestre quienes intervienen. La mayoría de las ocasiones es uno el que activa fuerzas y abre caminos.

La presencia de las naves siempre ha sido un buen indicador del apoyo de los Guías, mejor aún si ello ocurre bajo el amparo de comunicaciones previamente recibidas, con detalles de fecha y hora. Cuando hemos ido a lugares como Paititi, la Cueva de los Tayos, la Sierra del Roncador, Licancabur, Tierra del Fuego, o recientemente en Sajama, hemos tenido sus naves sobre nosotros, con contundencia y en repetidas ocasiones. Si ello no hubiese ocurrido, probablemente tendríamos que reflexionar porqué los Guías se hicieron ausentes. Quizá para llamar nuestra atención hacia algún punto.

Probablemente —ensayo una explicación— la ausencia de los Guías nos podría estar indicando que estamos planteando mal el viaje, o que nuestra actitud en él no es la correcta. Desde luego, uno no puede acudir a una expedición espiritual lleno de tensión, protagonizando discusiones o siguiendo objetivos personales. Cuando los Guías observan que el grupo no logró vencer esa prueba de humildad, podrían retirarse para que meditemos qué estamos haciendo.

Por ello los Maestros siempre nos dijeron que no deberíamos preocuparnos en qué llevar en nuestra mochila, sino qué llevábamos en nuestro interior.

Los viajes de contacto con la Hermandad Blanca son una gran oportunidad de crecimiento espiritual. Pero no por ello hay que perder el sentido común y la capacidad de análisis en ellos. Es muy importante tener corroboraciones sólidas de las experiencias.

Y nuestra actitud en un lugar de poder, sin duda, deber ser sincera y humilde, porque transitamos en lugares sagrados en representación de todos.

 

3. ¿Cómo se recibió la información de los Discos Solares? ¿Qué son y cuándo fueron construidos?

Aunque anteriormente ya he respondido algunas inquietudes sobre los discos solares, procuraré resumir aquí cómo se fue recibiendo esta información, y en qué consiste la función de estas herramientas.

A raíz del encuentro físico con Alcir, en el viaje a Paititi de 1996, empecé a profundizar todo aquello que concerniera al Disco Solar de El Dorado y otros elementos de poder. El Maestro de Paititi me lo había mostrado y ello produjo una fuerte impresión en mí. Más tarde, al compartir mi testimonio, muchos me consultaban si el Disco Solar se hallaba en Paititi o en el Lago Titicaca, pues otros grupos de contacto habían vivido sólidas experiencias en Bolivia que lo acreditaban. Confieso que en un principio me mostré escéptico. La primera persona en hablar de un disco en el Titicaca, y relacionar lugares de poder como Paititi y Marcahuasi con la Hermandad Blanca, fue la contactada norteamericana Sister Thedra, que pasó varios años en los andes en contacto con una presunta hermandad oculta, descendientes de los incas. Sus experiencias quedaron resumidas en una obra titulada “Registro Thedra” (1955), que llegó a los grupos de contacto de Perú en los años 70, generando mucha aceptación e influencia. Parte de esas informaciones fueron publicadas, también, en el famoso texto esotérico “El Secreto de los Andes” de Brother Philip (1961). Por ello, en un principio, tomé todo esto con calma y quise confirmar las cosas.

La respuesta llegaría en el encuentro físico que me permitió acompañar a los Guías fuera de la Tierra, en febrero de 2001. En este contacto (Informe Celea) se me reveló que existían 12 discos más que se hallaban interconectados al de Paititi, formando así una “Red del Tiempo” que empezaría a funcionar plenamente a partir del año 2012. De acuerdo a lo que me dijeran los hermanos mayores en esa experiencia (y en posteriores mensajes que han ampliado esta información), la definitiva sincronicidad de los discos hallará su punto de equilibrio a partir de 2012.

Cuando compartí la existencia de los 13 discos solares en el 2001, la información impactó. Hoy es un conocimiento universal que manejan diferentes grupos espirituales de todo el mundo. Ahora bien, el hecho de que haya recibido la información de los discos solares no me da un “copyright” del asunto. Sencillamente se activó algo que comprometió a muchísimas personas. De hecho, desde el año 2001 fuimos visitando los lugares donde se hallarían, puntos de poder vinculados con la Hermandad Blanca, con el objetivo de percibir y conectar los discos. Además de Paititi y el Lago Titicaca, se viajó a Monte Shasta, el Valle de las Siete Luminarias, la laguna de Guatavita, la Cueva de los Tayos, Licancabur, la Sierra del Roncador, Roraima, entre otros enclaves, contando siempre con el apoyo y asistencia concreta de los Guías. De esta forma se pudo confirmar la ubicación de estos 13 discos. Fue un trabajo que involucró, como dije, a muchas personas, no fue algo que recibió una o dos, sino en conjunto.

En el encuentro mundial de Monte Shasta, en agosto de 2003, presentamos la lista de los discos confirmada, que luego sería publicada en el Informe Licancabur a fines de ese mismo año, luego de la activación del disco solar que se halla bajo ese volcán del norte chileno y el encuentro cercano con Antarel.

La información que inicialmente nos transmitieron los Guías hablaba de un solo disco, gigante y poderoso, que fue construido hace decenas de miles de años por el hombre de Lemuria, como un intento para comprender e interactuar con un mundo paralelo, otras dimensiones y realidades que encuentran su punto más intenso en el retorno de la Tierra al “Real Tiempo del Universo”.

Cuando los observadores extraterrestres —que entraban y salían de nuestro tiempo—, detectaron todo esto, consideraron frenar el proyecto Lemuriano. Lo interpretaron como algo peligroso y prematuro. Entonces separaron el gran disco en 12 elementos menores, que serían escondidos en diversos lugares del planeta.

No obstante a todo esto, con el tiempo, los extraterrestres comprendieron que los hombres de Lemuria habían encontrado la clave, la llave “física” que podría reorientarles a sus mundos de origen y, más importante aún, sostener energéticamente al planeta durante su camino de regreso al Tiempo Real. Entonces decidieron volver a unir los 12 elementos. Para conseguirlo, se construyó un nuevo disco, el número 13, en la arenas del desierto de Gobi —cuando se produjo el arribo de los 32 enviados celestes de la Confederación de Mundos, que hoy ya abandonaron físicamente la Tierra—. El objetivo es que este disco pudiera “reunir” energéticamente a los otros 12. Y lo lograron. Se introdujo patrones de sonido y aleaciones de diferentes “ingredientes” a estas herramientas cósmicas, que serían luego colocadas en puntos estratégicos del mundo para la futura elevación planetaria. Lugares donde se encuentran los Retiros Interiores más activos de la Hermandad Blanca, o puertas dimensionales en conexión con los extraterrestres.

Los 12 discos, para dar un ejemplo más didáctico, funcionan como en la música, que posee 12 notas (las siete conocidas y sus respectivos semitonos). Esta escala musical completa se conoce como “Escala Cromática”. Es perfecta. El disco número 13 sería el resonador que permitiría armonizar y potenciar a sus 12 acompañantes. Este disco debería ser colocado en el medio de la “red”. Por esta razón, el Disco Solar de Paititi, que fue construido originalmente en el desierto de Gobi, tal como Alcir lo reveló en 1996, se encuentra en el centro de la red, con seis discos solares hacia su norte y seis discos solares hacia al sur. Cuando la energía del centro galáctico alcance la Tierra en su frecuencia correcta, activará al Disco Solar y este comprometerá a los otros 12. Los mantendrá “encendidos” por un tiempo que, comprendemos, abarcará su periodo más intenso entre 2012 y 2025.

Es como tocar las cuerdas de una guitarra. Por eso nos entregaron los sonidos o “nombres” de los discos, que armonizan en uno solo perfectamente. A ese sonido se le conoce como “Mantra de los Discos Solares”. Miles de personas de todo el mundo lo están cantando y ello permite no sólo conectar con los centros intraterrenos que resguardan estas herramientas, sino colaborar en el fortalecimiento del tejido magnético de elevación que generan los discos.

Muchos me suelen preguntar si hay otros discos en el mundo. O porqué la Red del Tiempo se encuentra básicamente establecida en las Américas y Antártica. Pienso que los Guías, a través de diferentes antenas de distintos países, han dado una explicación sólida y coherente.

Dentro de los diversos mensajes que se recibieron, los Guías confirmaron:


“En las próximas expediciones que realicen, comprenderán con mayor claridad el rol que desempeñan los discos solares de poder. Como ya les hemos transmitido en anteriores mensajes, además de los 13 discos que se hallan ubicados en las Américas y Antártica, conformando así la “Red del Tiempo”, existen otros discos en diferentes áreas del mundo que funcionan como “espejos” de esta columna vertebral. También les hemos dicho que la Red del Tiempo fue ubicada de esta forma por cuanto en su disposición se hallan los Retiros Interiores más activos de la Tierra, además que la energía de activación planetaria está siendo encendida en este sector, como otrora ocurrió en oriente. Los discos que se encuentran ubicados fuera de esta disposición también son importantes, pues reflejarán la energía de la Red del Tiempo a todo el globo y al Cosmos cuando se produzca la sincronicidad de 2012. Sólo en ese momento los discos serán totalmente alineados”.

(12 noviembre 2005, Ecuador, Antarel y Sampiac).


Hoy los discos ya se encuentran activos. Pero a través del mantra antiguo seguimos en conexión con ellos.

 

La información de nuestra experiencia de contacto comparada con otras revelaciones. La difusión en EE.UU., Europa, y experiencias con la prensa.


4. La información que he leído en vuestro website sobre el Plan Cósmico y visitas extraterrestres me recuerdan otros textos que mencionan estas cosas, como el Libro de Urantia. ¿Hay alguna conexión?

En el año 2003, por invitación de los grupos de contacto de Miami, me reuní con el equipo que coordinaba en esa ciudad el sitio web www.misionrahma.com para elaborar una síntesis de las informaciones que los Guías nos habían transmitido. Era un proyecto de Said Daccash y Raymundo Collazo. Ellos habían hecho una recopilación de diversos datos recibidos sobre el Plan Cósmico al interior del Grupo Rama, basándose para ello en las comunicaciones, boletines, publicaciones y vídeos de conferencias. Incluso se tomaron el trabajo de transcribir nuestras conferencias completas a texto para su mejor análisis. Cuando llegué, me encontré con una gran cantidad de información que, por primera vez, la observé toda junta. ¡Era impresionante! No se trataba de lo que había recibido dos o tres personas, sino el aporte de todos. Y era abundante.

Me tomó más de una semana leer y revisar toda esa información, y resumirla con Said en un texto de sólo 55 páginas. La idea era colocar una síntesis, ordenada por capítulos, en internet. Y así nació el website del Plan Cósmico de misionrahma.com (sitio web hoy desaparecido).

Estudiando todo este material, observamos con mayor claridad que, efectivamente, muchos de los datos que han venido circulando en nuestra experiencia de contacto, ya fueron recibidos anteriormente por otras personas y/o agrupaciones. Por ejemplo, el Libro de Urantia describe al detalle la siembra de vida en la Tierra, el aprendizaje de seres superiores a través de nosotros, el origen humano en Lemuria, la diferencia entre la entidad de Lucifer y Satanael —que no son la misma persona—, la misión de Jesús vista desde un punto de vista cósmico, incluyendo la simbiosis con Miguel durante el ministerio público del Maestro, entre otros temas. Todo ello está explicado en esta voluminosa obra que fue publicada en 1955.

Sin ir muy lejos, en 1972, J. J. Hurtak publicó “Las Claves de Enoch”, un libro de gran difusión en los EE.UU., y en donde se habla de los planetas UR, del Consejo de los 9 de Andrómeda, de los 24 Ancianos, de la alineación de las pirámides de Egipto con el Cinturón de Orión y de una puerta dimensional en la estrella Mintaka (!).

A mediados de los 80, José Argüelles, el fallecido impulsor del Movimiento de las 13 Lunas, ya hablaba de conectarse con el Tiempo Real, y que el punto de ingreso, o donde se daría la “batalla del tiempo”, se encuentra entre Júpiter y Saturno. Leyendo sus libros “El Factor Maya” y “Cabalgando en la Ola de Zuvuya” hallamos evidencia de todo esto.

Podría dar muchos más ejemplos. Pero la idea es reflexionar en estas similitudes. Por ello no creo en una “línea original de contacto 100% pura”. Creo en el contacto como un eje de información en donde diversos participantes reciben un trozo de esta “película”. Nosotros, pienso, somos solo uno de tantos participantes.

El mensaje es que muchos estamos percibiendo la misma historia. El mismo conocimiento. Desde luego, muchas veces matizado por nuestra propia forma de procesar la información, pero debe llegar el momento en que deberíamos unir todos los eslabones de esta gran cadena para adquirir una comprensión global, que sea la más cercana a la realidad y su sustancia. Esto nos debe hacer humildes y aceptar que nadie tiene la información completa o la más correcta. Todos somos obreros de un Plan Cósmico que necesita del concurso y trabajo de todos.

También hay otros datos que dentro de nuestro proceso de contacto han sido profundizados como nunca antes, como por ejemplo, todo aquello que concierne a la Hermandad Blanca y el mundo intraterrestre. Y aún hay mucho por revelar.

 

5. El contacto intraterrestre está más difundido en Latinoamérica. ¿Pero qué ocurre con EE.UU. y otros países de Europa?

En EE.UU., sin duda el país más importante donde se debe compartir este conocimiento (no hace falta que expliqué porqué), hemos hecho una gran difusión en las principales cadenas de televisión y emisoras de radio, llegando literalmente a decenas de millones de personas. Y no exagero. El tema es que casi todo nuestro esfuerzo ha llegado a la numerosa población hispana de Norteamérica. No obstante a ello, estamos empezando a trabajar con el público de habla inglesa. Hay algunos grupos que se están formando con estadounidenses y el primer libro de Sixto Paz, “Los Guías Extraterrestres”, ha sido publicado en inglés bajo el título de “The Invitation”. También se dispone de una traducción de mi primer libro “Los Maestros del Paititi”. Mi reciente experiencia de contacto en Mount Shasta (agosto 2012), ya cuenta con una traducción al inglés y a fines de este año 2012 se estará publicando en el importante website Exopolitics.org que coordina el Dr. Michael Salla. Estamos trabajando en ello.

En Europa, además de España, hemos podido dar conferencias y entrevistas en medios de comunicación en países como Suiza, Francia e Italia. Próximamente también lo haremos en otros países de Europa. Hay que tener en cuenta que el contacto intraterrestre no está tan difundido allí como el fenómeno ovni. Es un tema difícil de exponer en medios de comunicación por tratarse de algo prácticamente nuevo para ellos.  Sin embargo, las puertas se nos siguen abriendo de una forma impresionante. Desde el año 2003 vengo publicando en España material vinculado a la Hermandad Blanca y lo seguiré haciendo para acercar ese mensaje.

 

6. ¿Qué experiencias o avistamientos ha tenido con la prensa? ¿Qué reflexiones puede sacar de todo ello?

En realidad se han dado diversas oportunidades. Desde experiencias espontáneas donde estábamos concediendo entrevistas y de pronto las naves se mostraron —como nos ocurrió una vez durante un reportaje que concedimos para el programa ecuatoriano de TV “Día Día”—, a invitaciones formales a periodistas para avistamientos programados. Entre los eventos más importantes, recuerdo la Oleada Ovni en Perú (Enero-Marzo 1999). Desde octubre de 1998 había recibido comunicaciones que hablaban de la próxima presencia de las naves en la ciudad. Y esto ocurrió y fue filmado por varios canales de TV. Inclusive, periodistas de Canal 2, llegaron a casa para estudiar los mensajes y vieron cómo todo se estaba cumpliendo. Más tarde, la Fuerza Aérea Peruana (FAP) se encontró con la necesidad de crear una dependencia militar para investigar los reportes ovni.

Arriba: ilustración de la revista española Año/Cero que cita la intensa oleada ovni en Perú de 1999.

 

De las experiencias recientes, fue importante el avistamiento previa cita que participamos al programa “Código” de América TV de Buenos Aires (5 de mayo de 2005). El productor del programa, el señor Hernan Di Lorenzi y un camarógrafo, vinieron con nosotros a una localidad no muy lejos de Capilla del Monte, en Córdoba. Y tal como afirmaban los mensajes, los Guías se mostraron en varios avistamientos, en la hora exacta. Y esto lo pudieron constatar los periodistas. El problema que hubo con este programa, es que al regreso a Buenos Aires, por razones personales y profesionales el productor que nos acompañó decidió dejar el canal  y se pasó a  otra televisora (TELEFE).  Dejó el backstage del programa, sin editar. Entonces, el nuevo productor que fue asignado, y que no vino con nosotros a Córdoba, tomó el material y lo editó con muy mala fe, con la intención de ridiculizar la nota.  Sin embargo, el conductor de “Código”, Rolando Graña, reconoció en la emisión del reportaje la aparición de los ovnis.

El programa fue muy criticado por haber recurrido a una edición amarillista, al punto que otros medios de comunicación se pusieron en contacto conmigo para saber qué había ocurrido realmente, entre ellos Infinito y el diario El Clarín. Lejos de hacernos daño, esto nos abrió más puertas.

Fue curioso. Dos meses más tarde, en julio de 2005, durante una conferencia en Asunción (Paraguay), se cortó la luz y sugerí a la gente que saliera fuera del auditorio, y que mirara el cielo. Esa noche se produjo una intensa oleada de observaciones ovni en todo el país, que estaba sumido en un extraño y repentino apagón. Estas apariciones fueron constatadas inclusive por pilotos de aviones y periodistas. De hecho, entre los asistentes a la conferencia, se hallaba la conductora del conocido programa de TV “Zona Minada”, quien también fue testigo de los avistamientos y lo reconoció públicamente.

Arriba: tal como Ricardo González había recibido previamente en un mensaje de los Guías, canalizado en el desierto patagónico de Somuncurá, las naves se hicieron presentes en Bariloche y fueron fotografiadas. Una de ellas fue captada en el Cerro Catedral por un montañista de Trek Patagonia, y la imagen fue puesta en primera plana en el diario más importante de Bariloche, "El Cordillerano" (edición, 5 de abril de 2007). En la foto se aprecia un objeto tubular, metálico, sólido, con todas las características de una nave nodriza.

 

Este tipo de experiencias se han dado con muchos de nosotros y en repetidas ocasiones.

El mensaje es que los Guías siempre están allí. Están apoyando a todos. Y tenemos que comprender que ellos hacen todo esto no por nosotros exactamente, sino por el mensaje y la trascendencia de su difusión.


7. ¿Qué reflexión puedes sacar del viaje al Sajama en agosto de 2012 y la experiencia de contacto de Mount Shasta que viviste ese mismo mes? ¿Cómo ves los tiempos que vienen para los grupos de contacto? ¿Habrá más acercamientos?

El viaje al Sajama fue extraordinario. Era un punto que nunca antes había sido visitado por los grupos de contacto. Por ello fue importante ir. Como nos tocó antes , era “abrir” lugares como Talampaya, Somuncurá, Licancabur, Roraima o el mismísimo desierto de Gobi. Sajama, de hecho, se conecta con las energías del enclave mongol y con la historia fascinante de un elemento de poder que los lamas denominan “Piedra de Chintamani”, y que los incas conocían como "Diosa Umiña".

Estas informaciones son extraordinarias. Y lo que procuran es que vayamos más allá de los “objetos”, hallar lo que representan, los episodios que encierran y su papel espiritual en el proceso de aprendizaje del hombre de la Tierra. Por ello Chintamani es uno de los mensajes más poderosos de la Hermandad Blanca. Hoy, su energía, ya no está anclada en oriente, sino en esa misteriosa montaña de los Andes bolivianos.

Estuvimos al pie del Sajama, a unos 4.200 metros, durante tres días. Nuestro lugar de operaciones fue el albergue comunitario Toma Rapi, y desde allí, nos desplazamos a los puntos especiales de la montaña, todos ellos ubicados en la zona del "campo base", que nos permitieron vivir hermosas experiencias. Los Guías se mostraron claramente y en la hora fijada previamente por los mensajes.

 

Arriba: imágenes de la expedición al Sajama.

 

Los viajes de agosto, a mi entender, sólo buscaban activar un campo de energía que pudiese envolver al mundo desde los distintos lugares de poder, y abrir una nueva puerta de conocimientos que nos acercara más al contacto profundo con la Hermandad Blanca. Y todo ello se hizo con éxito.

Me han consultado si estos viajes eran la antesala para la formación de comunidades humanas, para juntar a los “144” (viejas comunicaciones hablan de ese número de personas para cumplir una función determinada) y demás cosas que, aunque las respeto, no las comparto, tengo otra interpretación más simbólica y menos "mesiánica". Creo que hay que tener mucho cuidado con cualquier tipo de aseveración que pueda confundir el mensaje simple, real y poderoso del contacto con nuestros hermanos mayores. Creo más en la masa crítica que en un puñado de personas elegidas.

En Shasta, pude reencontrarme con los hermanos mayores, y subir físicamente dentro de una de sus naves luego de 11 años. Lo hermoso de la experiencia, es que un grupo de 12 personas fue testigo de la contundente presencia de los Guías, a la hora exacta, antes de que viviera el contacto. Y también la manifestación de las naves luego de tan especial experiencia. Aunque mis compañeros no pudieron venir conmigo, me alegró muchísimo que hayan vivido lo que es un acercamiento programado con tanta antelación. Más allá del “fenómeno”, el lazo fraterno establecido con esos seres es un regalo que tenemos que valorar y cuidar.

 

Siento que el contacto va a continuar más intenso que antes. Y ahora es nuestra labor lograr un acercamiento grupal y colectivo. La  modalidad de las entrevistas físicas que promueven los extraterrestres ha sido con un solo testigo por años, tal y como ha pasado con nosotros y otros viejos contactados, como George Adamsky, Daniel Fry, Billy Meier, Siragusa o Castillo Rincón. Es el “modus operandi” de ellos. Pero también hay antecedentes de intentos de acercamientos grupales. Pero para este tipo de experiencias colectivas debemos estar listos. Siento que gradualmente entraremos en ese intercambio más directo.

Pero, ¿cómo intentar un encuentro grupal si entre nosotros estamos divididos? El contacto definitivo con nuestros hermanos mayores debe ser consecuencia de una actitud colectiva puesta en práctica. Es parte del aprendizaje y soy optimista. Hay gente maravillosa que está haciendo grandes cosas. Por ello no debemos distraernos en este camino.

Siento que estamos entrando en un tiempo donde las formas, referencias, estructuras de todo tipo, tienen que dar paso a la libertad individual de crecimiento. Para mí, el concepto de “Preparación Ulterior” se refiere a ello, y no a un grupo de enseñanzas a ser impartidas en algún lugar específico.  Es, sencillamente, una etapa de nuevos y profundos aprendizajes después del final de la Cuenta Larga de los mayas el 21 de diciembre de 2012. Como sabemos, solo el final de un proceso histórico que abre el nuevo que estamos por construir.

 

Los xendras y los exones. Una visión de los grupos de contacto. 


8. ¿Cuál es la diferencia entre un xendra y un exon? ¿Los xendras son “físicos”?

Un xendra es una puerta dimensional artificial, creada por los Guías gracias a la concentración de la energía lumínica. Para ilustrar esto, imaginemos a cuatro personas que están sosteniendo firmemente un mantel por sus esquinas. Luego, un quinto individuo suelta en el centro de la tela tendida una bola pesada de bowling. Lo que vemos a continuación es que el mantel se hunde en su centro por el peso de la bola maciza. Es decir, la realidad del balón es más densa que el espacio —el mantel—, y por eso éste se deforma y termina creando un túnel o embudo en su centro. En física se llamaría a esto “singularidad”, y es el principio fundamental de un xendra.

Arriba: Xendra fotografíado por Ricardo González en República Dominicana. La imagen se logró con una cámara digital Nikon sin accionar el flash. (Enero 2006).

 

Un exon, no difiere mucho de esta explicación, sólo que a diferencia de los xendras, donde se concentra artificialmente una cantidad determinada de luz o energía para colapsar el espacio y abrir un umbral en el tiempo, el exon se asienta sobre las líneas naturales de fuerza de la Tierra. Donde se unen estas líneas, se forma un “acupunto”, similar al principio de los meridianos energéticos humanos. Sobre esos puntos de poder —llamados por la Hermandad Blanca “exones”— en la antigüedad se construían templos, obeliscos o altares consagrados a los “dioses” y las estrellas. En realidad, son puertas de conexión, que en determinadas fechas y condiciones pueden ser abiertas.

Un exon no sólo difiere de un xendra en naturaleza, sino que lo complementa en su experiencia de aprendizaje, pues el arco de energía es otro y quienes lo controlan, también. Es la Hermandad Blanca y los guardianes sutiles quienes manejan y custodian generalmente estas “puertas”. Es, más allá de un viaje interdimensional, una iniciación.

Pienso que las experiencias de puertas dimensionales, más allá de su intensidad, no son totalmente físicas. Se mueven en terrenos de proyección y holografía. Así me lo explicó Antarel en el contacto de Mount Shasta. Para ellos los xendras son herramientas de acercamiento donde tienen mayor control en las emociones del testigo. Esas experiencias no generan un post trauma en el contactado, ya que su cerebro lo codifica como un sueño. Ello no sucede en los contactos físicos concretos. Por esa razón éstos suelen ser individuales y menos frecuentes que los xendras.

Sin embargo, los xendras son “escuelas de conocimiento” muy ingeniosas de los extraterrestres para empezar a comprender la fusión de distintas realidades. Hay distintos tipos de portales y éstos se ajustan a la necesidad y preparación del testigo.


9. ¿Cómo podemos trabajar en grupo frente a estos temas y experiencias? ¿Por qué en algunas ocasiones se genera tensión o divisiones en personas que están en un camino espiritual o de conocimiento?

Puede resultar frustrante ver contradicciones en un grupo que procura la elevación de la conciencia. Sin embargo, en realidad, este un proceso que afronta la sociedad humana en todas sus instancias. Obviamente, en grupos que trabajan por encontrarse a sí mismos a través de la meditación y el contacto interior, se nota más, pues ocurre en medio de un contexto espiritual que, insisto, no se ve libre de estas experiencias de aprendizaje. La enseñanza dice que no deberíamos repetir ciertos patrones de conducta que generen división, confusión, o cualquier otra cosa que pueda alejarnos de la unidad e integración. Si estas situaciones se repiten es señal de que algo dejamos de comprender. Coherencia y orden son dos cualidades inexorables en el camino espiritual.

Cuando se trabaja en grupo hallamos importantes ventajas de crecimiento, pues cada individuo es espejo de otro, aprendiendo en la convivencia y trabajo en conjunto. Si se pierde la perspectiva, terminamos fijándonos más en los errores del compañero y descuidamos los nuestros propios. Hablamos de los demás pero descuidamos nuestro diálogo interior. A la larga, se generan posturas, tendencias, y empieza la fragmentación de un grupo humano. Lo hemos visto muchas veces a lo largo de la historia. Por esta razón los Guías extraterrestres nos recomendaron ser sencillos y frenar cualquier afán protagónico, procurando ser sinceros colaboradores en el trabajo colectivo.

Mi reflexión personal es que el principal contacto es con uno mismo. De allí parte todo. Y contacto con uno mismo no es solo meditación. Es la observación constante, el día a día, nuestro ejemplo y actitud con los demás, la forma como nos comunicamos.

Debemos empezar allí antes de intentar abrazar al Universo.

Si nos abrazamos sinceramente a nosotros mismos, solo entonces las estrellas brillarán más fuerte.
 

COMPARTELO EN



regresar