Mira al cielo y
aprende de ellos...

Albert Einstein
EDITORIAL NOVIEMBRE
ENCUENTROS CERCANOS: del acto de fe al beneficio de la duda

Muchas veces se consulta mi opinión sobre las experiencias de otros testigos de contacto. Desde luego, por ética y respeto, al ser yo otro testigo de lo “imposible”, procuro no involucrarme. Sin embargo, sí puedo expresar una reflexión en base a lo que me ha tocado vivir a lo largo de casi un cuarto de siglo de difusión de mi caso.

Hoy en día, con las redes sociales como un medio poderoso de comunicación -especialmente los canales de youtubers que se dedican a tratar temas vinculados al misterio-, el fenómeno ovni y los relatos de supuestos contactados están a la orden del día. Lejos parecen quedar los tiempos en que los testigos éramos escudriñados con duda por los periodistas, los debates en radio y en televisión con expertos, o la exigencia de pruebas de lo que decíamos. Test psicológicos en vivo o discusiones con pilotos de guerra o astrónomos era la tónica. Ahora todo parece ser más afable: solo basta escuchar un relato y ver si a uno le “resuena”. A mi entender, un auténtico acto de fe. Peligroso en el complejo mundo del contactismo.

Aunque los tiempos cambian en la difusión, considero que todo testigo de contacto debe, como mínimo, presentar tres pilares: Testigos, evidencias, e información contrastable.

 

1. Contar con testigos que avalen haber visto lo mismo es un elemento importante en la investigación, especialmente en los encuentros cercanos de la tercera fase (clasificación Hynek, el contacto cara a cara con un ser no humano). Los relatos de contactos sin esos testigos adicionales que puedan declarar son tomados con pinzas, por no decir otra cosa.

2. Si hubo un fenómeno visible, anómalo, relacionado a los contactos, como puede ser el avistamiento de objetos o luces, se debería sustentar con alguna fotografía o filmación. No importa cuán claro, cerca, o lejano sea el fenómeno captado, mientras este cumpla las condiciones de ser, como digo, “anómalo”, y relacionado a la experiencia de contacto.

3. Más allá de los típicos mensajes sobre la importancia de la evolución y el desarrollo de la consciencia que surgen de estas experiencias, el testigo de contacto debe contar con informaciones concretas que puedan contrastarse y verificarse a través del tiempo. Sin ello, el supuesto contacto queda solo en el fenómeno y en el relato abstracto.

 

Cada vez que un testigo, sea quien fuere, clame haber tenido un encuentro cercano, debería, al menos, presentar estas tres variables para obtener el “beneficio de la duda”.

“Toda afirmación extraordinaria requiere una confirmación extraordinaria”.

ANTERIORES


COMPARTELO EN